logo
Blog TODO SOBRE LA ENFERMEDAD
CELIACA
Menu Blog
  • 17 Marzo 2011
  • 165
Algo pasa en Urgencias del INCMNSZ; la demanda, mayor profesionalismo

El Instituto Nacional de Ciencias Médica y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ) es uno de los mejores a nivel latinoamericano en la materia. Es el único instituto que se ha avocado al estudio de la enfermedad celiaca, donde los doctores Luis Uscanga y Eduardo Cerda, junto con un equipo de médicos gastroenterólogos,  han empeñado su labor por avanzar en la investigación de este padecimiento que, ellos mismos han concluido, es mucho mayor que lo que se pensaba y que podría alcanzar hasta un 2.6 por ciento de la población  mexicana; pero algo, pasa entre los médicos internistas que cada vez llegan con menos ganas de atender a los pacientes.


Sabemos que en el INCMNSZ, como en todos los hospitales hay una rotación de los internos, porque es parte de su preparación conocer las diferentes áreas de los mismos, pero cuando nos encontramos con médicos como los que están en este momento en Urgencias, la verdad es que dan ganas de salir corriendo y denunciar antes las autoridades su falta de capacidad.

A mi me pasó en mi reciente visita al Instituto. Yo tengo la fortuna de ser paciente de ahí desde hace más de 37 años y tener la atención de los médicos que menciono, que, insisto son de lo mejor que hay no sólo en México sino en Latinoamérica, su trabajo les ha costado y su prestigio médico los respalda, pero hay gente que llega como nuevos pacientes y mandamás no la libra.

Bueno, pues con todo y ese privilegio que tengo, o debo tener, por el tiempo de ser paciente y por ser un caso extremo de la EC, con una refractaria difícil de controlar, me quisieron mandar a atender a otro hospital, a un general, cuando había sido dirigido ahí, por los especialistas, que son los que había dicho que debería internarme e hidratarme de manera urgente. Eso no valió. Ese día era el cambio de adscripción de los internos y la doctorcita que me tocó ni idea tenía de lo que hacia, pero el jefe del área avaló la decisión de mandarme a otro hospital, donde, por supuesto ni idea tienen de lo que me sucede. Eso no es profesionalismo.

Ese mismo día en la sala de espera me toco ver el caso de otra mujer, también paciente del Instituto, quien, por lo que escuché, llevaba una hemoglobina de 6.5 gmr en sangre, lo que la tenía en riesgo alto de una situación grave, además de otras situaciones por las que pasab, que no escuché bien. Pues, igual, la mandaron a otro lugar, casi siempre dicen al GEA que está a la vuelta y que está peor de atiborrado de gente.

Bueno, todo esto viene a cuento, porque ahora nos escribe una mujer que tiene problemas de tiroidismo y sospechas de enfermedad celiaca desde hace ya un par de años, lo cual no ha podido ser corroborado porque, en el resto de los hospitales de este país, no saben diagnosticar la enfermedad celiaca con precisión, como en el caso del Hospital Civil en Guadalajara, donde además hay que añadirles el factor económico que impide avanzar en el diagnóstico. Hay que recurrir a médicos particulares y en muy contados casos, insistiéndoles sobre la forma de hacerlo.

Esta mujer ha acudido ya en varias ocasiones al INCMNSZ, siempre al área de urgencias, porque no es paciente del hospital, pero no logra pasar de los médicos internos, porque, como en los dos casos anteriores la quieren transferir a otro hospital para atención. Ella no busca internarse como mi caso o el de la señora que menciono. Ella busca llegar a los especialistas, porque el prestigio a eso nos lleva, a buscar los mejores médicos para nuestra atención, porque nosotros nos queremos y queremos estar sanos. Los internos no tienen idea de lo que hacen allí.

No permitamos que echen a perder una trayectoria de un hospital, eso médicos o se les llama la atención, o se les capacita o se les pide que se pongan las pilas, porque los celiacos seguiremos asistiendo a este hospital, porque es único que pone atención de nuestra situación y, la verdad, ni el doctor Uscanga, ni el doctor Cerda se dan a basto, mientras en el resto del país, las autoridades no quieren hacer caso.

Esto, había prometido no escribirlo, pero cuando está en riesgo de gente como Natalia y la mucha gente que es corrida prácticamente de una atención adecuada, no puedo dejar de llamar la atención de los directivo del Instituto para que ponga orden y llame a la entrega de quienes ahí atienden a los pacientes. Es por bien del instituto, es por el bien de los pacientes y el por el bien de los Celiacos de México.

Dejanos tu opinion
comentarios (0)