logo
Blog TODO SOBRE LA ENFERMEDAD
CELIACA
Menu Blog
  • 29 Diciembre 2011
  • 179
Celiacos de México escribe a los Reyes Magos

Queridos Santos Reyes:

Como ustedes se habrán dado cuenta, durante el 2011 hubo muchas cosas gratas para los Celiacos de México; el numero de productos que se ofertaron en las grandes tiendas departamentales creció; la variedad de los mismos ha ido en incremento y cada día hay más gente preocupada por poner al alcance de quienes somos intolerantes al gluten mejores productos, aunque siguen en existencia muchos que son dañinos para el organismo, que con tal de ganar adeptos e incrementar sus ganancias, dicen ser de gran calidad, cuando no es así.


 

Ustedes se habrán percatado de que cada día se detectan más casos de personas con Enfermedad Celiaca, resultado de que los médicos comienzan a tomar conciencia de la necesidad de aplicar las pruebas serológicas necesarias para su diagnóstico preciso, aunque sabemos que en este sector donde más atrasados estamos.

Afortunadamente contamos con algunos médicos preocupados por los Celiacos de México, como son el doctor Luis Uscanga, el doctor Eduardo Cerda, en doctor José Remes Troche, el doctor Carlos Murillo, y algunos que comienzan a introducirse en el terreno de la investigación como parte del equipo de trabajo de los primeros tres, quienes son parte activa de la comunidad médica del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Subirán (INCMNSZ), ubicado en la ciudad de México.

Este grupo de médicos han arrojado ya resultados de protocolos realizados durante los últimos años que nos permiten conocer el comportamiento de la enfermedad celiaca en México y que nos nos da como evidencia que en México, los celiacos somos mayormente portadores del gen DQ2, sobre el DQ8, que es el que prevalece en Europa, por ejemplo, y hay casos en que ambos aparecen es un sólo paciente.

Pero también, uno de los protocolos han derivado en que en México la prevalencia de la EC fluctúa de entre el 0.5% a 3 % de la población nacional (112’336,538 habitantes), con lo podríamos ser alrededor de hasta más de 3 millones de celiacos. Sin embargo la cifra oficial que se maneja es del alrededor del 1% de la población, es decir más de un millón de celiacos de México, con lo que la cifra, así en términos conservadores, es importante para nuestro país y para el sector salud.

Otro dato de importancia es que una persona tiene que esperar un promedio de poco más de 10 años, antes de ser diagnosticado y después de que comienza con los síntomas y de haber consultado a por lo menos 6 médicos en promedio en ese lapso.

El 39.2% de los pacientes analizados presentó durante el lapso de diagnóstico una calidad de vida, mismos que previamente habían sido diagnosticados con Síndrome de Intestino Irritable (SII) y dispepsia por un prolongado tiempo; presentaban mayor ansiedad y depresión y habían consultado un mayor número de médicos.

Estos son algunos de los resultados que no permiten conocer más a fondo el comportamiento de la EC en México, pero en los que el sector salud en general no se interesa. Instituciones como el IMSS el ISSSTE o la misma Secretaría de Salud son capaces de tomar cartas en el asunto de manera seria, aún cuando tiene los recursos para ello, porque ya conocimos de un caso en el que en una clínica del IMSS se les mandaron a hacer los estudios serológicos a un paciente y el Instituto absorbió el costo, caso extraordinario en los servicios médicos que otorga el Estado.

Verán, Melchor, Gaspar y Baltarzar que los avances van pian pianito, como dicen por ahí, pero avanzamos. Pero aquí es donde entran ustedes y por eso todo este rollo, porque deben saber que hay conciencia entre los Celiacos de México de los avances que se han alcanzado en seis años de lucha, de insistencia, de trabajo constante, pese a los embates de quienes ven afectados sus intereses económicos y que tratan de desvirtuar una acción altruista, como que realizamos en Celiacos de México, con intrigas y falsedades ambiguas.

Pido su intervención ahora, porque sé que que es su momento. porque el año que viene es uno de los años más difíciles de cada sexenio; el término de un régimen y el inicio de nuevas acciones, de nuevas tareas, de nuevos proyectos. Los políticos son puro cuento, son palabrería, pero tienen que demostrar con hechos que trabajan y allí ayúdennos.

Ya se va, para fortuna nuestra el actual presidente de la Comisión de Salud del Senado de la República, un tal Ernesto Saro, quien sólo en el papel existe, porque trabajo no hubo de su parte. Celiacos de México le presentó un proyecto de iniciativa para modificar la Ley de Salud, que era para continuar uno que debe estar lleno de polvo en los archivos de la Comisión, pero que ni as´´i el mentado legislador hizo algo por los Celiacos.

Ya se van lastres como el Arturo Escobar del Partido Verde, que lejos de cobrar su sueldo y de ayudar a su dirigente en sus fechorías, hace nada por el pueblo de México. En sus manos estaba desenterrar la iniciativa en mención que su compañera en la legislatura anterior propuso al pleno y que éste sujeto nunca quiso atender cuando llegó al Senado.

Ahora toca a los nuevos congresistas atender los reclamos, que iniciaron en 2006 con la puesta en marcha del Manifiesto Celiaco México, lanzado por Celiacos de México a instancias de los celiacos españoles, quienes nos dieron la pauta para ello. Allí pueden poner su magia y tratar de que los nuevos legisladores a partir de septiembre se pongan a trabajar.

Ya se va en incompetente presidente que tenemos en este momento sentado en la silla de Palacio Nacional y viviendo en la Residencia Oficial de los Pinos, que simuló ayudar a los celiacos en un principio, pero con una carta pensó que se había solucionado el problema, como si de eso se tratara. El Secretario de Salud, entonces, simplemente cerró el caso con una frase; “la Enfermedad Celiaca no forma parte de las prioridades de este gobierno”. Ni para dónde hacerse.

Toca a los Celiacos de México organizarnos y acabar con esa apatía que nosotros mismos cargamos. Mucho leo que quieren hacer una Asociación, cuando ni siquiera son capaces de acudir a reuniones a las que se les convoca para intercambiar experiencias y conocimientos sobre la EC; mucho menos harán por reunirse para conformar esa Asociación que requiere México, pero con acciones, tareas visibles y alejado de toda ambición lucrativa, como una que existe ya de membrete.

Cosas buenas las hay. En mi caso he superado una celiaca de más de 37 años, seis de Refractaria y apenas en este 2011 se dieron los primeros signos de recuperación, lo que me alienta a seguir en la lucha codo con codo, cueste lo que cueste.

Queridos Santos Reyes la ilusión es lo último que se acaba, ayúdennos a conservarla y pongan su magia para que este 2012 nos vaya mejor a los Celiacos de México y logremos una mejor condición de Vida. Las cosas están dadas. Falta la voluntad y la decisión

Mi agradecimiento por tomar en cuenta mis peticiones, por tomarse el tiempo para leer esta carta y mis mejores deseos para este 2012:

Celiacos de México

Dejanos tu opinion
comentarios (0)