http://www.dsalud.com/index.php?pagina=articulo&c=804 ). Después, le dejo el link de donde Vero la encontró primero y que agradecemos el llamado de atención de este blog en la red, que ha despertado la polémica nuevamente, porque la mayor parte de la población está acostumbrada a consumir la sal de mesa o refinada, antes que la de mar o de cocina o de grano, como la conocemos en México ( http://banderag.wordpress.com/2010/01/14/sal-refinada-de-mesa-puro-veneno/ )



El texto es largo, pero con un alto contenido informativo, que detalla cada uno de los ingredientes que se le adicionan en su proceso de elaboración antes de llegar a la mesa de cada uno de nosotros.



Comentaba yo en la nota respectiva que: Cuando yo inicié con la investigación sobre la Enfermedad Celiaca supe que la sal –como en algunos casos el azúcar blanca- además, se blanquea con harinas blancas, por lo que desde hace más de seis años mi consumo es de “sal de grano”, como la conocemos en México o de “cocina”.



Pero no sólo eso, la sal de marcas comerciales, aún de “grano” contiene flúor y cloruro de sodio, que resulta lo mismo, por eso siempre es mejor buscarla en los pueblos en costales, de un kilo o tres kilos, donde no le adicionan nada. Al menos eso hacemos en casa y no se consume otra sal que no sea de la que menciono.



Al leer el texto completo descubrí que también la sal refinada contiene aluminio es peor, porque los celiacos no podemos consumir aluminio en ninguna presentación, es mortal para nosotros.



Dice el texto a este respecto: “la sal de mesa se le añaden conservantes cuya declaración en los envases no es obligatoria: carbonato de calcio, carbonato de magnesio y los denominados E-535, E-536, E-540, E-550, E-551, E-552, E-553b, E-570, E-572, así como hidróxido de aluminio, como antiapelmazante. Hay que decir que el aluminio es un metal tóxico que cuando se consume en exceso se deposita en el sistema nervioso y en el cerebro, y muchos investigadores independientes vienen denunciando que podría estar detrás del cada vez más alto nivel de enfermos de Alzheimer. A pesar de esto, el aluminio se sigue utilizando en la mayor parte de los envases metálicos en los que se comercializan toda clase de bebidas como refrescos y cervezas”.



Los números de E- … como saben, equivalen a la clasificación de los aditivos a nivel internacional, entre los que se pueden contar colorantes, saborizantes o elementos para enriquecer los productos que son causa de decenas de enfermedades, como se puede ver en los listados internacionales al respecto –sólo basta poner en los buscadores aditivos y ese listado saldrá a relucir-.



Más aún, decía yo en otro comentario que hace seis años un abogado llegó a una reunión que tuvimos entre varios celiacos y nos puso en la mesa una bolsa de azúcar, procedente de Veracruz, la cual, nos dijo, contenía gluten, porque en su proceso de blanqueo se utilizaban harinas blancas para darle ese color que vemos en los súper o sobre nuestra mesa; por eso siempre es mejor consumir azúcar estándar, o morena, o mascabado y evitar este riesgo.



Información que creo es de interés de la sociedad en general y en este caso de los Celiacos de México y del mundo entero. Aunque ya comienzan a preguntar en las redes sociales, ¿entonces como identificamos la sal de mar, para que no nos haga daño?. Ya lo decía yo, mejor comprarla en los pueblitos por contalitos, que en las tiendas comerciales, porque hasta la sal para “Cocina” como le ponen a la de grano que venden, lleva flúor y yodo.



A lo básico. No nos queda de otra. Bueno hasta de las Islas María, me llegué a robar una buena cantidad de sal de las salinas que allí todavía existen Y no, no se asusten, no estuve preso allí, fui de visita, como parte de mi trabajo. Un abrazo a todos.


" />
logo
Blog TODO SOBRE LA ENFERMEDAD
CELIACA
Menu Blog
  • 06 Agusto 2011
  • 259
Cuidado con la sal que consumimos

Anoche, por atención de Vero Araujo, quien es una incansable madre de un niño con Síndrome de Williams, celiaca ella y varios miembros de su familia, nos enteramos de que la sal refinada está calificada como un auténtico veneno para los humanos, como lo puede ser el azúcar blanca. Para los celiacos –también me entero en la nota respectiva—resulta aún más dañina, por que contiene aluminio, un ingrediente que es tóxico para quienes padecemos Enfermedad Celiaca.


Pero vayamos por pasos. Primero les dejo el link de la nota original, que ahora me doy cuenta viene desde el año 2002 ( http://www.dsalud.com/index.php?pagina=articulo&c=804 ). Después, le dejo el link de donde Vero la encontró primero y que agradecemos el llamado de atención de este blog en la red, que ha despertado la polémica nuevamente, porque la mayor parte de la población está acostumbrada a consumir la sal de mesa o refinada, antes que la de mar o de cocina o de grano, como la conocemos en México ( http://banderag.wordpress.com/2010/01/14/sal-refinada-de-mesa-puro-veneno/ )

El texto es largo, pero con un alto contenido informativo, que detalla cada uno de los ingredientes que se le adicionan en su proceso de elaboración antes de llegar a la mesa de cada uno de nosotros.

Comentaba yo en la nota respectiva que: Cuando yo inicié con la investigación sobre la Enfermedad Celiaca supe que la sal –como en algunos casos el azúcar blanca- además, se blanquea con harinas blancas, por lo que desde hace más de seis años mi consumo es de “sal de grano”, como la conocemos en México o de “cocina”.

Pero no sólo eso, la sal de marcas comerciales, aún de “grano” contiene flúor y cloruro de sodio, que resulta lo mismo, por eso siempre es mejor buscarla en los pueblos en costales, de un kilo o tres kilos, donde no le adicionan nada. Al menos eso hacemos en casa y no se consume otra sal que no sea de la que menciono.

Al leer el texto completo descubrí que también la sal refinada contiene aluminio es peor, porque los celiacos no podemos consumir aluminio en ninguna presentación, es mortal para nosotros.

Dice el texto a este respecto: “la sal de mesa se le añaden conservantes cuya declaración en los envases no es obligatoria: carbonato de calcio, carbonato de magnesio y los denominados E-535, E-536, E-540, E-550, E-551, E-552, E-553b, E-570, E-572, así como hidróxido de aluminio, como antiapelmazante. Hay que decir que el aluminio es un metal tóxico que cuando se consume en exceso se deposita en el sistema nervioso y en el cerebro, y muchos investigadores independientes vienen denunciando que podría estar detrás del cada vez más alto nivel de enfermos de Alzheimer. A pesar de esto, el aluminio se sigue utilizando en la mayor parte de los envases metálicos en los que se comercializan toda clase de bebidas como refrescos y cervezas”.

Los números de E- … como saben, equivalen a la clasificación de los aditivos a nivel internacional, entre los que se pueden contar colorantes, saborizantes o elementos para enriquecer los productos que son causa de decenas de enfermedades, como se puede ver en los listados internacionales al respecto –sólo basta poner en los buscadores aditivos y ese listado saldrá a relucir-.

Más aún, decía yo en otro comentario que hace seis años un abogado llegó a una reunión que tuvimos entre varios celiacos y nos puso en la mesa una bolsa de azúcar, procedente de Veracruz, la cual, nos dijo, contenía gluten, porque en su proceso de blanqueo se utilizaban harinas blancas para darle ese color que vemos en los súper o sobre nuestra mesa; por eso siempre es mejor consumir azúcar estándar, o morena, o mascabado y evitar este riesgo.

Información que creo es de interés de la sociedad en general y en este caso de los Celiacos de México y del mundo entero. Aunque ya comienzan a preguntar en las redes sociales, ¿entonces como identificamos la sal de mar, para que no nos haga daño?. Ya lo decía yo, mejor comprarla en los pueblitos por contalitos, que en las tiendas comerciales, porque hasta la sal para “Cocina” como le ponen a la de grano que venden, lleva flúor y yodo.

A lo básico. No nos queda de otra. Bueno hasta de las Islas María, me llegué a robar una buena cantidad de sal de las salinas que allí todavía existen Y no, no se asusten, no estuve preso allí, fui de visita, como parte de mi trabajo. Un abrazo a todos.

Dejanos tu opinion
comentarios (0)