logo
Blog TODO SOBRE LA ENFERMEDAD
CELIACA
Menu Blog
  • 23 Marzo 2009
  • 33
La alta prevalencia de la EC en México requiere de mayor atención: INCMNSZ

Llaman médicos del INCMNSZ a poner mayor atención en los Celíacos de México
La prevalencia puede ser hasta de 2.6 % de la población mestiza nacional
Ha dejado de ser una enfermedad rara, para convertirse en un factor prioritario
La EC es un problema de salud global; debe haber mayor conciencia sobre ella
Sala de espera de Consulta Externa del INCMNSZ Un grupo de médicos, conformado por los doctores José María Remes-Troche, María Teresa Ramírez-Iglesias,  Alberto Rubio-Tapia, Amada Alonso-Ramos, Antonio Velázquez, y Luis F. Uscanga, todos ellos investigadores del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ), de la ciudad de México, se han metido de lleno en el tema de la Enfermedad Celíaca.


Encabezados por el doctor Luis Uscanga, quien actualmente es el director de Enseñanza de ese Instituto, este grupo de especialistas en Gastroenterología y Laboratorios Clínicos, desarrollaron un estudio para determinar la prevalencia de la enfermedad celíaca en México, primero que se hace sobre la materia en este país.

Los resultados son sorprendentes, dado que la prevalencia es mucho más alta de la que se había considerado inicialmente (del 1- al 1.50 % de la población nacional adulta). Este estudio determina que esta incidencia es de aproximadamente 2.6% de la población mexicana, lo que pone a nuestro país al nivel de ocurrencia en Sahara, Inglaterra y Finlandia, las más altas en el orbe.

Por ello, los galenos se preguntan: ¿por qué seguir considerando a la Enfermedad Celíaca en México, como una enfermedad rara, si su niveles de afectación a la población son de gran significancia?

El estudio fue realizado en 2006, se publicó en una revista especializada en Estados Unidos, en inglés, por ello en México no habíamos tenido conocimiento del mismo. Pero gracias a las gestiones de Celíacos de México, se nos proporcionó una copia del mismo, el cual con dificultades para su traducción ponemos a su consideración.

La pregunta inicial es: Si las autoridades mexicanas de salud ya tienen conocimiento de ello, porque no hacer nada para trabajar más a fondo y atender verdaderamente un problema que, a la larga, puede convertirse en un problema de salud generalizada en México, más cuando tenemos una industria alimenticia basada en la introducción de proteínas derivadas del trigo en mayor cuantía.

El estudio ha sido intitulado: Enfermedad celiaca ¿Podría ser una enfermedad frecuente en Mexico? Prevalencia de anticuerpos transglutaminasa de tejido en Donantes de sangre sanos y explica que:

Hasta hace poco, la enfermedad celíaca (EC) se había considerado una enfermedad esencialmente de origen europeo y rara en Latinoamérica. Diversos estudios, principalmente en Europa y  Estados Unidos, ahora sugieren que su prevalencia es mucho mayor que la estimada previamente; posiblemente afectan de hasta 2.5 a 3 millones de estadounidenses y europeos.

Estos índices, además, marcan una pauta, por encima de lo estimado para enfermedades que sirven de base para la detección de la EC, como la pérdida auditiva congénita (1 / 1000), el hipotiroidismo congénito (1 / 3400)   y la fenilcetonuria (1 / 18000).

En general, la prevalencia de la EC de la población seleccionada, determinada por serología, establece rangos que van de 0,17% al 5,6% (1:658 a 1:18).

En una reciente revisión sistemática, al menos 38 estudios informaron de la prevalencia de la EC, en general, entre la población analizada. La mayoría de estos estudios se realizaron en Estados Unidos, Países escandinavos, Italia, Reino Unido, Países Bajos, y España.

En 4 de los estudios, una gran proporción de los pacientes con serología positiva no se sometieron a examen de la biopsia para su confirmación.

Un resultado interesante, es la más alta prevalencia reportada en los niños que viven en los pueblos saharaui (Sáhara), con una prevalencia del 5,6%, lo que es mucho mayor que la  prevalencia reportada en Europa, lo que hace posible considerar como un problema mundial de salud a la Enfermedad Celíaca (EC).

Hay muy pocos estudios sobre la prevalencia

de la enfermedad en población sana en Asia, África y Latinoamérica.

En 2000, los doctores Pratesi Gandolfi  y JC Cordoba de Brasil, informaron de la primera estimación de la prevalencia en América. En este estudio, entre los donantes de sangre sanos la prevalencia fue 1:681. Ésta muy baja incidencia podría ser, se explica, porque la primera prueba de selección se IgA-AGA, de la mayoría de los donantes de sangre y los pacientes pertenecían a hombres con hematocrito -40% fueron excluidos-.

En un estudio más reciente, el mismo grupo de autores comunicaron una prevalencia de EC de 1:183.39. En 2001, los doctores JC Gomez , G. Selvaggio y  M Viola manifestaron que la prevalencia en adultos de la población en general en un área urbana de Argentina fue 1:167.

Este estudio se basó en el cribado (separación) de la población adulta en un entorno comunitario (mayores de un examen prenupcial obligatorio).

Sin embargo, los estudios de Brasil y Argentina no refleja ni la diversidad étnica de este continente, ni sus resultados pueden ser proyectados a la población (de Latinoamérica en general).

En México la población está compuesta principalmente por mestizos mexicanos, es decir individuos que tienen una proporción de 56% de genes de nativos indio-americanos, el 40% de genes blancos, y el 4% de genes africanos.

Sobre la base de un bien reconocido método de cribado serológico realizado a los donantes de muestras de sangre, hemos demostrado una inesperada alta prevalencia de resultados positivos de tTGA (2,6%) en los adultos mexicanos.

Esta prevalencia sugiere que la aparición de la EC en México es alta y, de hecho, similar a la ocurrencia en Sáhara, Inglaterra,  y Finlandia.

Incluso, si tenemos en cuenta la más baja sensibilidad de la prueba de IgA-tTGA, se consideramos que de la medida tomada (77%), 21 de los 27 pacientes positivos eran asintomáticos a la EC y que los 6 restantes falsos positivos; la EC mantiene su alta prevalencia en nuestra población (2,1% o 1:48).

Más recientemente, una universidad, basada en la población de estudio en México, 
mostró una estimación de la seroprevalencia de anticuerpos tTGA del 0,72% (0,3 a 1,13). Estas diferencias pueden se pueden explicar porque se evaluaron las diferentes poblaciones.

¿Por qué si tenemos una alta prevalencia de positivos tTGAIgA en nuestra población, la EC sigue siendo considerada como una enfermedad rara en Mexico? Se preguntan los investigadores.

Y ellos mismos se contestan:

Creemos que si bien algunos factores ambientales (tales como dieta básica) podrían proteger genéticamente a los individuos susceptibles de la EC de los países en desarrollo, 
esta alta prevalencia de tTGA es real.

Aún más, como en otros países, esta condición puede ser diagnosticado en niveles muy bajos, debido a la falta de conocimientos o a un  diagnóstico erróneo de parte los trabajadores de la salud en nuestro país.

Los galenos encargados de este protocolo mexicano, reconocen que el estudio tiene algunas limitaciones que deben deben abordarse.

Se sabe que los donantes de sangre son un grupo de pacientes adultos y no se puede considerar como un muestra representativa de la población en general.

Sin embargo, agregan, el estudio documenta bien el fenómeno y podría explicarse por el hecho de que las mujeres desarrollan anemia más fácilmente debido a la menstruación, y por lo tanto tienen una mayor probabilidad de ser excluidos de la población donadora de sangre.

Sin embargo, dado que la EC es ligeramente más común en las mujeres, los estudios de prevalencia en la población donante de sangre para los mismos puede no reflejar la verdadera prevalencia de esta enfermedad.

Además, no fue aplicado a los donantes de sangre un cuestionario específico sobre problemas gastrointestinales, por lo que es posible que algunos individuos no fueran totalmente asintomáticos y podrían tener menores síntomas compatibles con EC, tales como hinchazón abdominal. Así, la EC puede ser pasada por alto en la sangre 
blanco del cribado.

Incluso, no se realizaron biopsias duodenales para demostrar que sujetos con anticuerpos positivos tuvieran un diagnóstico histológico de EC.

Sin embargo, otros autores han utilizado esta misma estrategia con el propósito de 
obtener una seroprevalencia más realista, antes del cribado poblacional que evaluó la exactitud del diagnóstico de la prueba.

Precisión, sensibilidad y especificidad de nuestra población con la EC fueron similares a los reportados en otros estudios. Por lo tanto, aunque los sujetos que fueron positivos, no quedaron convalidados por biopsia, consideramos que es probable que presenten alguna forma de EC.

En conclusión, nuestro estudio proporciona evidencia de una alta prevalencia de positividad tTGA-IgA en una muestra de población mestiza de México, lo cual puede reflejar que la prevalencia de la EC en México podría ser mayor o similar a que la observada en otros países.

Esta observación confirma que la EC es un problema de salud global y la conciencia de esta enfermedad, en virtud del diagnóstico clínico y la práctica, debe ser aumentado.

Por último, los beneficios potenciales y los daños de la población basada en las pruebas de la EC requieren más investigación para evaluar la relación coste-eficacia de la masa cribada en México.

Dejanos tu opinion
comentarios (0)