logo
Blog TODO SOBRE LA ENFERMEDAD
CELIACA
Menu Blog
  • 14 Marzo 2012
  • 218
La Vitamina “A” prohibitiva para celiacos

Un grupo de investigadores ingleses, integrado por Matthew J. Armstrong; Vinod S. Hegade y Gerry Robins dieron a conocer a través de una publicación en Medscape Today News los resultados de estudios epidemiológicos  en los que se demuestra que la enfermedad celíaca (EC) es más común en partes de Asia, África y Europa del Este como en el mundo occidental; que los complementos vitamínicos con Vitamina “A” son un peligro dado que potencian acciones proinflamatorias, además de identificar subgrupos de avena y cebada que pueden ser ingeridos por los celiacos sin consecuencia alguna.


Loa resultados dados a conocer el pasado martes, sostienen que de acuerdo con la tipificación de Genoma  (Genotipificación) del antígeno leucocitario humano ofrece una sensibilidad adicional en la detección de la enfermedad celíaca en personas que tienen auto-prescritas dietas libres de gluten (DSG) o presentaciones atípicas de la enfermedad.

Dicen los especialistas que avances inmunológicos han puesto de relieve los peligros potenciales proinflamatorios de suplementos de vitamina A en la enfermedad celíaca activa, y han permitido la identificación de subgrupos de avena y cebada que se pueden incorporar de manera segura en las dietas para celíacos.

Grandes estudios poblacionales han ampliado nuestro conocimiento –dicen los investigadores– de los riesgos a largo plazo de la enfermedad celíaca, además de excluir a la infertilidad como una causa de preocupación, una vez que la distribución general de alimentos ha sido establecida.

Explican que los grandes esfuerzos de colaboración, en forma de GWAS, han permitido que se amplíe el conocimiento sobre la susceptibilidad genética de la enfermedad celíaca y la superposición de la enfermedad autoinmune.

Los avances en las interacciones inmunológicas –agregan– no sólo han destacado los peligros potenciales proinflamatorios de suplementos con  vitamina “A” en la dieta para la enfermedad celíaca (la investigación innovadora de la DePaolo et al. en la Naturaleza ha demostrado que en presencia de IL-15, el ácido retinoico (un metabolito de la vitamina A) tiene propiedades inesperadas coadyuvantes que inducen inmunidad inflamatoria (IL-12 e IL-23 mediante la activación de las células dendríticas) a la gliadina en la mucosa del intestino. No sólo la cautela de los autores contra el uso de la vitamina A en la enfermedad celíaca, sino que también propone un modelo murino de la tan esperada enfermedad celíaca temprano.  Por el contrario, la vitamina C puede ser un suplemento beneficioso en la enfermedad celíaca ya que inhibe la producción de citoquinas proinflamatorias IL-15 y otros en los cultivos de las biopsias duodenales).

Los especialistas identificaron, además, subgrupos nutricionales de la avena y la cebada que se pueden incorporar de manera segura dentro de una dieta celíaca. (Comino y col. informó que la inmunogenicidad de la avena varía según el cultivo. Inmunológicamente la avena es segura por lo tanto podría ser identificado por el anticuerpo específico e incorporarse a la dieta en el futuro, y, en consecuencia, mejorar la calidad nutricional. Del mismo modo, el uso de sangre periférica aisla las células T; las líneas de cebada que carecen de hordeínas D y C se encontraron ser 20 veces menos inmunotóxica que el de cebada de tipo salvaje).

Además, han ayudado al aumento de la concienciación de los riesgos a largo plazo asociados con la enfermedad celíaca, incluidos los eventos cardiovasculares y la insuficiencia renal crónica.

Finalmente hacen hincapié en la importancia de la detección precoz y el cumplimiento de toda la vida con una dieta libre de gluten.

En menores 5 veces más incidencia que en adultos

La enfermedad celíaca, dicen los investigadores en su estudio difundido por Medscape Today News, se produce en niños y adultos en todo el mundo occidental a un ritmo de 1%; aunque en algunos casos la tasa de notificación es cinco veces mayor en los recién nacidos en comparación con los adultos.

Los estudios recientes de prevalencia han empezado a concentrarse en poblaciones en las que antes se carecía de indicadores. La enfermedad celíaca es más frecuente en Europa Oriental y Asia, con nada menos que 1% de los letones y un 1,44% de los indios del norte, donde han arrojado pruebas positivas para anticuerpos celíacos sobre el cribado de rutina.

Este aumento –indican los especialistas ingleses– se atribuye principalmente a una mayor conciencia, una mayor educación y un resultante aumento del 16% anual en las pruebas serológicas para la enfermedad celíaca.  Estudios a gran escala de niños en edad escolar sanos de Europa del Este y África del Norte han reportado cifras de prevalencia similares a los que en el mundo occidental de entre 0,4 y 1,1 %.

En contraste con los blancos, sólo uno de 300 personas de raza afro-americanos bajo investigación por anemia ferropénica (IDA), se encontró que tenían la enfermedad celiaca.  Esto puede, sin embargo, ser una subestimación de la enfermedad celiaca en las comunidades negras, ya que más del 50 % de los individuos estudiados en este caso contaban con precedentes de factores de riesgo (uso de AINE) para la enfermedad de úlcera péptica y la AIF.

Mientras tanto, en una comparación entre europeo-americanos se encontró que existen diferencias respecto de la enfermedad celíaca refractaria (RCD), con una incidencia más baja en América del Norte (1,5 %) y un tipo superior I: II en la  relación de RCD en comparación con Europa.

(Fuente original: http://www.medscape.com/viewarticle/759778 en inglés)

Dejanos tu opinion
comentarios (0)