logo
Blog TODO SOBRE LA ENFERMEDAD
CELIACA
Menu Blog
  • 23 Marzo 2009
  • 36
Los diabéticos altamente propensos a la EC en México: INCMNSZ

Por lo menos el 5.9 % de los pacientes con diabetes Melittus tipo 1 padecen de Enfermedad Celíaca (EC) en México, determinaron especialistas del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, a partir de un estudio, desarrollado durante seis meses en ese centro hospitalario dependiente de la Secretaría de Salud; resultados que en nuestro país no se habían dado a conocer hasta ahora.


Un grupo de médicos, encabezados por el doctor Luis Uscanga, director de Enseñanza de ese instituto, determinaron que la EC, en todo el mundo, es un problema de salud que afectan a diversos grupos de orígenes étnicos.

Consideraron que la EC no es tan rara como se pensaba anteriormente en el norte de África, en el Medio Oriente, el norte de la India, y América y principalmente en México, donde los índices de prevalencia en general se han visto incrementados considerablemente, a grados de alarma, que ponen a nuestro país a los niveles de Sahara, Finlandia y Gran Bretaña, que mantienen los niveles más altos de incidencia celíaca.

Ello , explican los investigadores del INCMNXSZ, era considerado así, porque el tema de la EC no había sido tratado adecuadamente, ni habían contemplado como de alto riesgo para desarrollar complicaciones graves como la osteoporosis y tumores malignos (en particular linfomas) en México,  por lo que reiteraron su llamado para que el “cribado” sea parte de la rutina de investigación en grupos de riesgo, tales como pacientes con diabetes tipo-1.

En este estudio, publicado en una revista especializada de EU y al que Celíacos de México tuvo acceso,  encontramos que la prevalencia la Enfermedad Celíaca (EC) entre la población mestiza mexicana con diabetes Melittus tipo 1, es del 5,9%, corroborado con la practica de biopsia intestinales en pacientes que arrojaron síntomas y se derivaron del protocolo desarrollado durante seis meses, en el INCMNSZ.

La población mestiza, la más propensa

La Enfermedad celiaca (EC) o enteropatía sensible al gluten es caracterizada por una anormal afectación de la mucosa intestinal, como consecuencia de un inadecuada respuesta inflamatoria a la ingestión de gluten en personas genéticamente susceptibles.

La EC tiene un amplio espectro de presentaciones clínicas, que va desde el clásico o
típico de la enfermedad (caracterizada por diarrea, pérdida de peso, vómitos, dolor abdominal, distensión abdominal) a una gastroenteritis (GI) de forma asintomática o silenciosa, en el que individuos asintomáticos verdaderamente se detectan mediante el cribado de los grupos de alto riesgo, tales como los relativos de primer grado

Además, se ha descrito una asociación entre el EC y otras enfermedades autoinmunes, como la diabetes tipo 1, enfermedad de la tiroides,  psoriasis, trastornos del hígado e insuficiencia suprarrenal.

La prevalencia estimada de EC en pacientes con diabetes tipo-1 oscila entre el 1% al 16% en los niños y el 2% y el 8% en adultos. Esta asociación puede explicarse por la genética compartida de susceptibilidad. Por ello la importancia clínica de estudiar la asociación entre la EC y  la diabetes tipo 1.

Por ejemplo, algunos  síntomas relacionados con la EC, tales como la disminución de la mineralización ósea, dolor abdominal, y pruebas de función hepática anormal, puede
coincidir con el mal control de la diabetes.

Si no se trata la EC, advierten los especialistas del INCMNSZ pueden plantear problemas con el manejo de la diabetes, incluido el aumento de riesgo de hipoglucemia y diarrea crónica.

Por lo tanto, es importante conocer si esta relación entre ambos padecimientos coexisten para garantizar un adecuado manejo de los mismos.

Varios estudios epidemiológicos recientes han demostrado que la EC es un problema de salud global.

Estudios Seroepidemiológicos indican que de entre el 0,5% al 3% de la población en Europa y Estados Unidos podría presentar manifestaciones clínicas de EC.

Recientemente, se informó que en México la seroprevalencia de EC va desde 0,5% a 2,6% de la población mestiza, lo que representa una mezcla genética compleja de europeos (blancos) y habitantes nativos de América (mongoloide) y constituye la mayoría de la población de México y de América Latina.

A pesar de que anteriores estudios han demostrado que la prevalencia de EC en nuestra población podría ser similar a los reportados en otros grupos étnicos, hay una falta de información sobre la asociación entre la EC y otras condiciones, especialmente de la  diabetes mellitus tipo-1, entre los mexicanos.

Por ellos los médicos del INCMNSZ se dedicaron durante seis meses al este estudio de pacientes adultos, con diabetes tipo 1 determinada por estudios clínicos anteriores, los cuales incluyeron la evaluación, examen físico, hematológicas / estudios bioquímicos,
pruebas de función tiroidea, pruebas de función hepática.

Además, tenían criterios clínicos para la diabetes tipo 1 en diagnóstico (pérdida de peso, poliuria, polidipsia, la presencia de cetonas, o la cetoacidosis diabética), un índice de masa corporal <27 kg / m 2> en el momento del diagnóstico, el tratamiento con insulina en el momento del diagnóstico y de más de 1 año, posteriormente, una historia previa de la cetoacidosis diabética y / o serologías positivas para anticuerpos y las células islote ácido descarboxilasa antiglutaminica.

Todos los sujetos fueron del México Mestizo, que se define como las personas que durante 2 generaciones, incluido el propio, han nacido en Mexico y son descendientes de los originales habitantes autóctonos de la región, y / o de individuos de raza blanca (principalmente Españoles) o de origen africano, que llegaron a América durante la 16 ª “centuria”.

Los pacientes con un diagnóstico previo para EC, presentes o pasados de historial con
tumores malignos, en virtud de la inmunodeficiencia o inmunosupresores o con trastornos de la coagulación fueron excluidos.

Este estudio fue aprobado por el Instituto de Ética de la Comisión y todos los participantes dieron por escrito su consentimiento para la realización del mismo.

Los pacientes que resultaron con serología positiva fueron sometidos a endoscopia GI superior y se tomaron biopsias intestinales para confirmar EC. Cinco especímenes de biopsia fueron tomadas de la parte distal del duodeno, se tiñen con hematoxilina y eosina e interpretado bajo la luz microscopia y la clasificación según el método de Marsh
por un patólogo que no tenía conocimiento de la serología.

Una vez confirmado el diagnóstico, todos los sujetos recibieron asesoramiento para una dieta libre de gluten.

Primer estudio en su clase en México

Nuestros resultados son coherentes con lo que se se informó anteriormente en otros grupos étnicos, y confirma que la prevalencia de EC en diabéticos tipo-1 es sustancialmente mayor de la esperada en la población general.

A nuestro conocimiento, dicen en su estudio los médicos participantes, éste es el primero que intenta estima

r la prevalencia de EC entre cualquier grupo de alto riesgo en
México.

La asociación entre el EC y la diabetes tipo-1 fue descrita hace 40 años en los niños y se confirmó en la población adulta. En general, el nivel más bajo reportado de EC en la prevalencia de diabetes tipo 1 por examen de biopsia  había sido del orden del 1% y el más alto de 16,4%

La prevalencia encontrada en nuestro estudio está en el rango previamente informado entre los adultos (2,6% a 6,4%). La asociación entre EC y diabetes tipo 1 podría explicarse en
parte por la susceptibilidad genética, ya que ambas enfermedades son asociadas con el complejo mayor de histocompatibilidad clase II antígeno leucocitario humano o sea el gen (HLA)-DQ2 , codificadas por los alelos DQA1 * 0501 y DQB1 * 0201,
y el HLA-DQ8.

Curiosamente, estos indicadores de mayor histocompatibilidad del complejo de clase II están presentes en los genes de la población mestiza mexicana, posiblemente adquirida
a través de la cría con otros grupos étnicos y también, como en otras poblaciones, se han asociado con una variedad de enfermedades autoinmunes como la tiroidea autoinmune, el lupus eritematoso sistémico y la diabetes Tipo-1.

El tema sigue siendo contravertido

Algunos estudios han sugerido que el control glucémico puede mejorar cuando se establece el diagnóstico de EC y se prescribe una dieta sin gluten.

Sin embargo, este tema sigue siendo controvertido y  los resultados a la fecha sugieren que el tratamiento en el tipo de EC y su relación con los diabéticos tipo 1 pueden carecer de cualquier beneficio, puede producir aumento de peso sin control de la diabetes, pero también puede disminuir los niveles de hemoglobina A1c, y evitar algunos episodios de hypoglucemia.

Debido a que la mayoría de nuestros pacientes con diabetes tipo 1 fueron asintomáticos y tuvieron sutiles alteraciones bioquímicas, nuestros resultados confirman que en este contexto, el EC representa un desafío  clínico para la evolución de su diagnóstico.

Además, la presencia de síntomas gastrointestinales típicos de EC, tales como diarrea también puede ser una consecuencia de neuropatía autónoma o pequeño sobrecrecimiento bacteriano intestinal, dos condiciones comúnmente observadas en pacientes con diabetes crónicos.

Por lo tanto, creemos que los médicos deben ser conscientes de estas posibles fuentes de solapamiento, y debido a la alta prevalencia de EC entre nuestros pacientes, una rutina de exámenes serológicos debería ser considerado en sujetos hispanos con diabetes tipo 1.

Sin embargo, los beneficios potenciales y los daños de cribado masivo de población en esta investigación requerirán de un examen adicional.

Sin duda, estos resultaos, concluyen los especialistas, tienen una importante clínica de
relevancia no sólo en nuestro país, sino también en los Estados Unidos donde los hispanos son el segmento de más rápido crecimiento de la población, que representan el grupo minoritario más grande (12,5%).

Además, se ha informado que pacientes hispanos con diabetes tipo 1, que viven en los Estados Unidos, son más pobres en el control metabólico que otros grupos, por lo que existe una mayor probabilidad de EC en esta población ya expuesta a mal control glucémico, lo que a su vez representa un factor de riesgo adicional que puede repercutir tanto en la atención de la salud a niveles individuales y de la población en general.

Es de destacar que tanto en este estudio como en el anterior, participaron  los doctores:

José Mar?í Remes-Troche, Aurelio Ríos-Vaca, María Teresa Ramírez-Iglesias, Alberto Rubio-Tapia,  Vicente Andrade-Zarate, Fanny Rodríguez-Vallejo, Francisco López-Maldonado, y Francisco Javier Gómez-Pérez,, de los departamentos de Gatroenterología y Endocrinología del INCMNSZ y todos declararon bajo juramento no tener conflicto de intereses, ni estar respaldados o patrocinados por laboratorio farmacéutico o negocio alguno.

La coordinación, como mencionamos anteriores estuvo bajo la persona del doctor Luis Uscanga, director de enseñanza del propio Instituto.

Dejanos tu opinion
comentarios (0)