logo
Blog TODO SOBRE LA ENFERMEDAD
CELIACA
Menu Blog
  • 18 Agusto 2011
  • 225
¿Qué, exactamente, significa “sin gluten”?

La pregunta resulta de la mayor importancia para un número rápidamente creciente de personas que tratan de evitar el gluten, una proteína que se encuentra en el trigo, la cebada, el centeno y un gran número de cosas que resultan a partir de estos granos. Por el momento, en Estados Unidos –como en México–, una etiqueta “sin gluten” no significa que un alimento esté totalmente libre de gluten, dado que puede contener pequeñas cantidades. “Sin gluten”, por tanto, se entiende como casi todo lo que el fabricante quiere que signifique.


Pareciera un juego de palabras, pero no lo es. En 2004, el Congreso estadunidense aprobó una ley que requiere a la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) definir la frase “Sin Gluten”. En 2008, expiró el plazo dado a la FDA. Y en 2011, todavía no tenemos un dictamen oficial.

Esto es importante para mucha gente.

Entre los más amenazados son los aproximadamente tres millones de estadounidenses – uno de cada 133 – que padecen la enfermedad celíaca, – más de dos millones de mexicanos– un trastorno autoinmune en el que incluso pequeñas cantidades de gluten provocan alteraciones en el sistema inmune, atacan los tejidos del propio cuerpo. Los síntomas varían enormemente de persona a persona e incluyen problemas digestivos, falta de crecimiento, infertilidad y enfermedades neurológicas.

Los científicos dicen que existen un número aún mayor de personas que tienen otras buenas razones para evitar el gluten.

Investigadores de la Universidad de Maryland estiman que 18 millones de estadounidenses – un 6 por ciento de la población – sufren sensibilidad al gluten, los síntomas incluyen dolor abdominal, dolores de cabeza, fatiga, “mente nublada” y hormigueo en varias partes del cuerpo. Además, existe evidencia de que el gluten empeora los problemas de algunos pacientes esquizofrénicos y los niños autistas.

Para todas esas personas, el tratamiento es simple: no comer gluten.

Pero eso es sorprendentemente difícil de hacer.

A veces, un producto que no debería, en apariencia, contiene gluten entre sus ingredientes – tortillas de maíz o maní tostado, por ejemplo – se ha visto como se contamina de gluten en los equipos de fábrica utilizada para otros alimentos. Y a veces el gluten se esconde dentro una lista de ingredientes: “color caramelo”, “emulsionantes”, “jugos naturales”, y docenas de otros aditivos comunes pueden o no contener gluten, sino que depende de dónde y cómo estos ingredientes se hicieron.

Una etiqueta “sin gluten” debería ofrecer tranquilidad a la mente de los celiacos, pero hasta el momento, la frase ha sido más benéfica para los resultados de las empresas que para los consumidores. Aunque la FDA ha vacilado sobre el significado de “libre de gluten,” el mercado de esos productos se ha disparado. En 2003, fue de 100 millones de dólares, mientras que para el 2012, se estima en 2.6 mil millones de dólares.

Algunos fabricantes no escatiman esfuerzos para garantizar que sus productos Sin Gluten son, de hecho, Libre de Gluten: Los ingredientes son probados; escrupulosamente evitan la contaminación en sus fábricas, y luego prueban los productos finales para asegurarse de que ninguna molécula perdida se haya colado. Pero también hay otros fabricantes que hacen nada de eso. Y sin una etiqueta descriptiva, los consumidores no pueden distinguir la diferencia.

El Centro de Investigación celíaca se queja de que la FDA ha pasado mucho tiempo estudiando el tema, y ​​el grupo sostiene que es hora de que la agencia establezca una definición uniforme.

Para millones de estadounidenses –como de mexicanos y de mucha gente en el mundo–, es importante que “sin gluten”, signifique que sus alimentos son seguros para su consumo.

Dejanos tu opinion
comentarios (0)